Saneamiento y higiene

“Defecar en la naturaleza no es seguro, no está exento de riesgos. Join For Water y sus socios construyeron un "sanimarket" en nuestro municipio, una iniciativa para promover el uso del baño y la buena higiene. Recibí consejos gratuitos para construir un baño decente.” - Joséphine Ayehoubo de Athiémé en Benin.

Las cifras son espantosas: ¡1 de cada 3 personas no tiene un inodoro decente! Este grupo de personas utiliza un simple pozo en el suelo, un cubo, una bolsa o hace sus necesidades al aire libre.

Tener acceso a un inodoro es un derecho humano reconocido y el saneamiento es una prioridad absoluta en la cooperación al desarrollo. Join For Water y sus socios locales han estado trabajando arduamente durante años: ayudamos a la gente a comprender la importancia de una buena higiene, y construimos retretes o inspiramos a la gente para que ellos mismos proporcionen letrinas. Además, también nos encargamos del desecho ecológico.

Agua potable contaminada

Aquellos que apenas pueden ganarse la vida no piensan inicialmente en la necesidad de un inodoro. Pero defecar en un pozo, en los arbustos, en un río o en la calle tiene consecuencias importantes: contamina las fuentes de agua potable y lleva a la propagación de enfermedades. Y las niñas que no tienen un retrete en la escuela a menudo abandonan la escuela cuando llegan a la pubertad, debido a la falta de privacidad. 

Enormes desafíos

Cada año, más de 500.000 niños y niñas menores de cinco años mueren de diarrea debido a la falta de agua potable, saneamiento e higiene.

Al construir letrinas, es importante pensar inmediatamente en el siguiente paso: ¿qué pasa con las heces? Join For Water quiere soluciones sostenibles. Se eligen las eco-latrinas, en las que las heces sólidas y líquidas se recogen por separado y luego se utilizan como fertilizantes en la tierra. Alternativamente, se debe proporcionar un servicio interno para retirar los lodos de las letrinas y limpiarlas ecológicamente.

Los desafíos que rodean al saneamiento son enormes y el lento progreso se ve frenado por el rápido crecimiento de la población mundial. Es necesario que más personas puedan utilizar rápidamente un retrete decente, y por eso debemos centrarnos primero en las letrinas que comparten las familias.

Follow
us